OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad


Aunque el 2020 se ha caracterizado por ser un año atípico, llegó diciembre con su alegría y la lamentable noticia que se repite todos los años: Personas quemadas por el mal manejo de la pólvora y por otros elementos, especialmente, menores de edad. Lo más triste es que no terminaba el primero de diciembre y, al menos, tres menores ya estaban en los centros médicos de Medellín y Cali siendo atendidos por quemaduras.  


En el departamento de Córdoba se conoció ayer que se produjo la muerte de un menor a consecuencia de quemaduras.


El menor, quien tenía dos años de nacido falleció en un centro asistencial de Montería la madrugada de ayer y su progenitora reclamó en horas de la tarde el cadáver en Medicina Legal sin dar mayores detalles del accidente que sufrió el menor en su hogar.


La víctima sufrió quemaduras que le cubrieron el 50 por ciento de su cuerpo, afectando órganos vitales que después de 18 días de hospitalización cobraron su vida, al inicio de un mes donde debería estar sonriendo.


Este medio pudo establecer que el menor sufrió las quemaduras cuando manipuló, en medio de sus travesuras, un recipiente donde había agua hirviendo y se la echó encima.


El accidente lo sufrió en el estado de Barinas, Venezuela, y por aquellas circunstancias del destino y ante la falta de atención médica en el vecino país, su familia como pudo lo pasó por la frontera hasta llegar a Cúcuta, Norte de Santander.


Allí por medio de una acción judicial logró que fuera remitido a una UCI pediátrica y esa unidad de cuidados intensivos estaba habilitada en Montería, a donde falleció pese a los esfuerzos médicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad