OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad


Siete (7) años de angustiante espera de esclarecimiento y verdad del caso Zapa Pérez.

Por Fausto A.  Zapa Velásquez


Llegó otro 27 de marzo, tarde de ese fatídico día cuando desaparecieron de manera forzada a mi hijo. Después de esa desaparición de nuestro risueño y maravilloso familiar, pasaron cinco (5) meses de ansiedad y angustia para familiares y comunidad cordobesa en recibir noticias del hallazgo de sus restos mortales.



En estos últimos días del mes de marzo del año 2021; familiares, amigos y sociedad en general, después de siete (7) largos años seguimos clamando justicia. Estamos ansiosos por conocer la verdad de este caso, que algunos quieren ocultar, porque posiblemente afectan sus intereses políticos, económicos y morales.



Hoy, para nadie es un secreto que la administración de justicia en el caso Zapa Pérez se ha enredado en dar vuelta y más vueltas, dando como resultado una dilación amañada, además de injustificable.



Esa dilación traducida en siete (7) años de angustia, expectativa e impotencia de nuestros abogados, familiares y allegados; posiblemente, ésto tiene una explicación y fundamentación en el gran poder que blinda a los personajes que planearon y ordenaron todo lo brutal que le hicieron a mi hijo, así como a nosotros sus familiares. Ellos son los culpables intelectuales, que después de siete (7) años de haber cometido tan repudiable crimen, continúan ocultos en la sombra de la oscuridad de una administración de justicia mezquina, y hasta posiblemente cómplice, por lo que después de estos años de dilaciones, tanto en el -Juzgado 1 Penal del Circuito Especializado de Montería como en el Tribunal Superior del Distrito judicial de Montería-, no ha sido posible hasta hoy, realizar la audiencia de instalación del juicio del Caso Zapa Pérez.



Cuanta tristeza nos invade al sentir tanta impotencia ante una justicia, que después de siete (7) años -a pesar de contar con eficientes abogados- no ha podido avanzar para poder esclarecer los crímenes de Desaparición forzada y posterior homicidio de mi hijo. Pero, tan poco hemos recibido información acerca los resultados de la investigación que se debió desarrollar, una vez denuncié la violentación de mi domicilio y amenazas con revolver en mano por hombres desconocidos, que se hicieron pasar por agente de civil con gorra de policía, quienes, forzaron cerraduras de closets y gavetas de habitaciones de la casa.




Los familiares y amigos de mi hijo no entendemos ni encontramos explicaciones algunas, de tanta demora del caso en las distintas ocasiones que ha sido radicado en el Tribunal de Justica de Montería. Esta última vez, los Honorables Magistrados responsables de su estudio se tardaron ocho (8) largos meses para dar resultados, y así permitir que el caso pudiera salir de ese tribunal.




Considero que deben existir fuerzas muy poderosas que vienen influyendo para que las autoridades competentes se hagan los “orejas sordas” y no escuchen las reclamaciones y pronunciamientos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Medios de comunicación, redes sociales, familiares y abogados apoderados del caso, para que las audiencias y demás gestiones de administración de justicia se lleven a cabo lo más rápido posible. Recuerden que familiares y comunidad en general nos encontramos ansiosos por conocer la verdad, que sospechamos, que culpables intelectuales quieren ocultar.



Continuamos orando para pedirle a Dios que nos de mucha resistencia, fortaleza y fuerza para reclamar justicia transparente que permita esclarecer los hechos salvajes y brutales que le hicieron a mi hijo.  Además, respondernos la pregunta. ¿Por qué tanta injusticia, así como daño y revictimización a nuestra familia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad