OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad

Pese a las advertencias de la llegada inminente del tercer pico de contagios de coronavirus, a muchos colombianos parece que esto no les importó y aprovecharon Semana Santa para viajar y violar las medidas decretadas por el Gobierno, como el toque de queda, uso de tapabocas y la prohibición a las aglomeraciones y fiestas.


El general Carlos Ernesto Rodríguez Cortés, director de Seguridad Ciudadana de la Policía, informó que fueron impuestos más de 20.800 comparendos por no acatar las medidas nacionales que buscan hacer frente a la pandemia y prevenir la propagación de contagios.




Más de 13.500 los impusieron por violar el toque de queda y más de 5.300 por no usar el tapabocas, que es obligatorio en el país desde hace más de un año. 




Pese a que están totalmente prohibidas las fiestas o eventos masivos, esto no fue impedimento para que colombianos irresponsables estuvieran participando de estas aglomeraciones, además sin respetar los mínimos protocolos como el uso del tapabocas o el distanciamiento social.



La Policía anunció que fueron desactivadas 2.241 fiestas, 561 realizadas en hogares, residencias y hasta fincas. Otras 1.680 eran celebradas en entornos públicos como bares, parques o en la calle.



"Fiestas que no tienen ninguna clase de permiso, se encontraron grandes aglomeraciones de ciudadanos compartiendo e ingiriendo bebidas embriagantes, las cuales fue necesario desactivar para evitar dificultades en la salud de los colombianos", señaló el general Rodríguez.



También fueron impuestos 15.000 comparendos por portar armas cortopunzantes y además fueron incautadas 6.405 armas de ese tipo. Entre tanto, por generar riñas o incurrir en confrontaciones violentas sancionaron a más de 2.000 personas.



Incluso, las autoridades capturaron a 98 personas que participaban en dichas fiestas prohibidas portando armas de fuego.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad