OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad


En Santa Marta las aglomeraciones están a la orden del día, como las cifras de muertos y nuevos contagios por covid-19.



Las alarmas están encendidas en Santa Marta. El coronavirus parece tener a esta Ciudad arrinconada, defendiéndose con el mutismo acostumbrado de las autoridades.



Así lo deja ver el preocupante aumento de las cifras en materia de nuevos contagios, fallecimientos y ocupación de las camas UCI en esta Capital.



La preocupación salta a la vita; en una conjugación de incertidumbre, desesperanza, indisciplina de quienes aún no creen en el virus y el riesgo de quienes, por obligación, se exponen día a día en las calles, pese a las medidas adoptadas por la Alcaldía Distrital: los informales.



Por estas razones, se escuchan voces de especialistas que anuncian un panorama sombrío, peor que ese que ese está viviendo en la actualidad.



Hablan los expertos

El periodista Égdar Tatis, de la emisora Radio Magdalena, entrevistó al epidemiólogo Dagoberto Vargas, quien desde hace varios meses se ha referido a esta pandemia en términos de una regular atención de parte de la Alcaldía de Santa Marta.



Vargas, aseguró en esa entrevista, que el aumento vertiginoso de las cifras que relacionan más muertes día a día, nuevos contagios y alta ocupación de las camas de Unidades de Cuidados Intensivos, está directamente relacionado con la presencia de una de las nuevas cepas en esta Ciudad.


“El pulmón, el hígado, el cerebro y la mayoría de los órganos, se ven más afectados con este nuevo virus que está aquí en Santa Marta, que posiblemente es el de Brasil, que llegó a Barranquilla y que tiene colapsado al municipio de Soledad y que está en Antioquia y aumentó la ocupación de las camas UCI, este virus es más violento”, declaró el epidemiólogo Dagoberto Vargas.


Explicó que el coronavirus cambió y está afectando a la gente joven entre 35 y 45 años.



“Hay un brote de diarrea en los pacientes con covid-19 que se les prolonga por más de 15 días. Esas personas que tienen esa sintomatología están en diversos sectores de Santa Marta y no es el agua; es que el virus cambió su forma de reacción”, precisó.



La ocupación de las camas UCI, según la Alcaldía no llega al 90 por ciento; sin embargo, en Barranquilla, Valledupar y Cartagena, hay un alto número de pacientes samarios.


La UCI no es suficiente

El Epidemiólogo revela que en este momento una Unidad de Cuidado Intensivo no entrega la capacidad para que el paciente siga con vida; “es solamente un soporte ventilatorio y las personas que están llegando con extrema gravedad a las urgencias, están llegando extremadamente graves a las UCI, lo cual ha generado poca capacidad de reacción de parte de los médicos para poderlos salvar”, dijo preocupado.



En Santa Marta en los últimos días ha llamado la atención la cantidad de muertes que se atribuyen al covid-19; no obstante, siempre se habla de una ocupación en las UCI que no llega al noventa por ciento de parte de la alcaldesa Virna Johnson; aun cuando se sabe que hay un sinnúmero de pacientes samarios en clínicas de Barranquilla, Valledupar y Cartagena, que fueron trasladados a esas ciudades porque en esta Capital no hay capacidad de atención.



Las muestras diarias

El epidemiólogo Dagoberto Vargas, aseveró que es necesario que se revise de forma disciplinada y con celeridad, qué es lo que está ocurriendo con la toma de muestras, teniendo en cuenta que, pese al alto número de contagios, la realidad puede ser peor.



“El número de infectados por día en Santa Marta es demasiado alto, a pesar que hay un represamiento en los resultados de las muestras porque no se está tomando el número de muestras en el País, porque el Gobierno Nacional no está en capacidad en este momento de tomar muestras y entregar los resultados”, cuestionó.



No hay un Norte

Afirma que las decisiones que se han adoptado en Santa Marta, están alejadas de la forma asertiva cómo se debe combatir al coronavirus, para poder ganarle la batalla.



“Con este accionar en el ámbito local, la Alcaldía y Salud Distrital no le van a ganar la guerra al virus. Este tema hay que atacarlo desde los barrios; cuadra a cuadra se delega a una persona que pregunte familia por familia cómo están, qué síntomas están sintiendo”, indicó.



Dagoberto Vargas fue más allá y sugirió que no se trata solo de poner en práctica unos decretos, sino involucrar a la ciudadanía en estas decisiones para que se entienda de una vez por todas que la pelea contra el coronavirus es entre todos.



“La alcaldesa Virna Johnson ha subestimado a las Juntas de Acción Comunal en Santa Marta. En este momento la Administración Distrital no tiene planes de emergencia ni de evacuación, porque no han generado una política pública para presentar un plan de emergencia distrital y esto se ha salido de control”, manifestó el Epidemiólogo.



Agregó que “nosotros no sabemos en realidad para dónde vamos. De lo único que se habla es cuántos casos nuevos hay, cuántos muertos, ocupación de las camas UCI; pero no se está haciendo nada desde las comunidades para saber qué está haciendo la ciudadanía para combatir el virus”.



Dijo también que “aquí lo que se puede notar es un descontrol total: no hay empleo, la gente tiene que salir a solucionar su problema de comida; los transportadores haciendo paro porque no hay pasajeros; mientras tanto las autoridades se dedican a ver que el número de muertos aumenta cada día”.



Covid-19 no da tregua en Santa Marta, epidemiólogos hablan de nueva cepa

La afectación de la economía, el cierre de centenares de establecimientos, negocios y empresas no ha sido distinto en Santa Marta, al resto del País.



Alternativas para la gente

Santa Marta es una ciudad donde la informalidad está muy por encima de la media nacional. Mientras que en el País se habla de un 49 por ciento, en esta Capital ya supera el 65 por ciento, según cifras recientes del Dane.



“Es muy fácil decretar tres días de confinamiento a la semana; pero, ¿y la gente qué? La Alcaldía no entrega herramientas a quienes viven de lo que producen día a día; tienen que pagar los servicios públicos, esas empresas no dan espera”, expresa Dagoberto Vargas.



Dijo que la pandemia no puede durar diez años. “Entonces, uno se pregunta ¿qué está haciendo la Alcaldesa? ¿Cuáles son las alternativas para que la gente pueda tener sus alimentos cada día?”, preguntó.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad