OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad




Un sangriento hecho se registró hace pocos días cuando los reos de una cárcel ubicada en Paraná, Brasil, mataron salvajemente a otro detenido señalado de pedofilia.  

De acuerdo con los medios locales, un hombre identificado como Alex Sandro de Souza Mota de 30 años de edad, que estaba cumpliendo una condenada de 23 años por abusar sexualmente de su hijastra de 5 años en la prisión PECO, jamás imaginó que su vida terminaría atrozmente.  


El pasado 18 de agosto tres reclusos, entre ellos su compañero de celda, organizaron el macabro plan para acabar con la existencia del violador haciendo uso de un arma elaborada por ellos mismos con un cepillo de dientes.  


Según revelaron los investigadores, los reclusos lo atacaron mientras dormía en su litera, y sin piedad alguna, lo apuñalearon y luego le cortaron el pene y se lo metieron en la boca. Y como si eso no fuera poco, le sacaron el corazón.  


"Fue un crimen bárbaro", dijo el jefe de Policía de Cruzeiro de Oeste, Izaías Cordeiro de Lima a los medios.  


Tras el crimen, los reos limpiaron por completo la celda para no dejar huellas, sin embargo, el cuerpo de Alex Sandro fue hallado por los guardas quienes fueron en su búsqueda tras no verlo en el patio de penal.  




Horas más tarde uno de ellos confesó lo que ocurrió a las autoridades, y además, les aseguró que simplemente estaba obedeciendo las órdenes de las voces en su cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad