Publicidad

Post Top Ad


La sugerencia fue apoyada por el investigador con la cifra de cien muertes en el país, durante las dos últimas semanas.


El director del Instituto de Investigaciones Biológicas del Trópico (IIBT) de la Universidad de Córdoba, Dr. Salim Mattar Velilla, sugirió que frente a la subvariante de Omicron, BA. 5, la cual consideró la peor versión del SARS CoV-2, es necesario volver a utilizar el tapabocas en sitios cerrados, especialmente en colegios.


Su recomendación la justificó con la cifra de 100 muertes por esta enfermedad en el país en las últimas dos semanas, que – agrega – “no debieron existir si hubiésemos seguido con las medidas de protección como el cubre bocas, el distanciamiento y el lavado frecuente de manos”.


“Está aumentando la circulación viral, de tal manera que los casos aumentan considerablemente. En las últimas dos semanas llegamos en Colombia a cien muertes, lo que significa que fueron atacados por esa variante. Hay que utilizar la mascarilla en espacios cerrados como aulas de clase, gimnasios, salas de conferencias; el tapabocas no lo vamos a poder dejar de usar por lo menos durante los próximos dos años y medio”, sostuvo el científico unicordobés.


Aclaró que la vacuna seguramente protege contra una enfermedad severa, pero no significa que estemos exentos cien por ciento del COVID; y que la infección natural, si bien es cierto protege por un tiempo limitado no superior a los seis meses, a partir de allí empiezan a decaer los anticuerpos, principalmente en personas mayores de 60 años.


Mattar sugirió a las autoridades nacionales de ciencia y salud, como el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, el Instituto Nacional de Salud, INS; y el Ministerio de Salud, comenzar estudios de asintomáticos y sintomáticos, con el fin de establecer con la mayor exactitud posible la progresión de personas que pueden llegar a tener la enfermedad.


El investigador científico de Unicórdoba descartó la posibilidad de medidas extremas como las cuarentenas y encerramientos y propuso también bajar la edad del refuerzo de la vacuna, para que se aplique a partir de los 20 años.


“Esa podría ser la única forma de controlar la expansión de estas variantes.


Tenemos noticias que farmacéuticas internacionales están modificando las vacunas, justamente para detener a Omicron, pero seguramente el virus va a seguir mutando”, precisó.


Finalmente reiteró que el Instituto de Investigaciones Biológicas del Trópico (IIBT) de la Universidad de Córdoba también está realizando algunos avances en la modificación de vacunas y que la capacidad técnica e instalada del mismo sigue a disposición del país. Fue el IIBT de Unicórdoba uno de los primeros laboratorios acreditados por las autoridades nacionales de salud para la realización de pruebas moleculares que buscaban confirmar o descartar casos de COVID 19.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad