OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad


La multiplicación de  los peces es uno de los milagros de Jesús quien, con una pequeñísima cantidad de alimento, fue capaz de dar de comer a toda una multitud. 


Este pasaje bíblico se dio ayer en los mares de Moñitos y San Bernardo del Viento, cuando de manera sorprendente se registró una inusual multiplicación de los peces.


Algo así como una bendición para el grupo de pescadores que recientemente no contaban con suerte.


Regularmente, el grupo de pescadores realiza su faena buscando el sitio “donde brincan los peces para tirar y jalar”. 


En esa tarea diaria, en el habitual recorrido fueron sorprendidos por la captura de una gran cantidad de peces de jureles.


El hecho lo catalogaron como un regalo de Dios después de una larga cuarentena por la aparición del Covid19, que los mantuvo pasando momentos difíciles junto a sus familias.


La subienda del delicioso jurel, se presentó en la costa cordobesa, en momentos en que empieza también a reactivarse la economía del turismo, otro sector bastante golpeado por la prolongada pandemia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad