OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad


Se trata de Marta Liliana Castro y Diana Margarita Molinares Mejía, dos médicas por profesión, nacidas en Barranquilla y Santo Tomás, Atlántico, respectivamente, fueron inyectadas con la vacuna Pfizer contra el COVID-19 en Estados Unidos, el país que lidera el ranking con más muertes por esta enfermedad.


Ambas, quienes estuvieron en la lista de las primeras 500 personas en recibir la dosis, llegaron a la conclusión de que los efectos secundarios que pueda tener esta vacuna, no se comparan con los que puede causar el virus que ya ha cobrado la vida de más de 1,6 millones de personas alrededor.


Asimismo, las profesionales de la salud manifestaron que antes de colocarse la vacuna, investigaron al respecto y no hallaron ningún efecto adversario al de cualquier otra vacuna. De mismo modo, indicaron que lo único que han sentido es dolor en el brazo, área en donde fue aplicada la inyección.


Marta, quien trabaja en un Hospital en la ciudad de Nueva York, afirmó que esta vacuna significa para ella “el principio del final” de un difícil proceso denominado Coronavirus. No obstante, puntualizó la importancia de entender que “ponerse la vacuna no significa dejar de tener precaución”.


Mientras tanto las atlanticenses se encuentran a la espera de recibir la segunda dosis, que se realiza a los 21 días de la primera, ambas aseguran que las vacunas son seguras y que es importante que las personas tengan el acceso a estas.


Cabe destacar que la efectividad de la vacuna Pfizer fue probada a través de un ensayo clínico con 40 mil voluntarios y tiene una seguridad del 95 por ciento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad