OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad


Las autoridades están tras las pistas de cuatro jóvenes que se rehusaron pagar una carrera de taxi.


"El gremio de taxistas observan con gran preocupación los hechos de intolerancia y de abuso de confianza que pasa con algunos usuarios aún más en estos tiempos de pandemia", recalcó un agremiado


El más reciente caso se registro con cuatro jóvenes que se subieron a un taxi en Montería e hicieron camellar casi dos horas al conductor y después descaradamente no pagarle la carrera.


Las primeras versiones dan cuenta que tres hombres y una mujer residentes de Cereté, se subieron al vehículo en  el centro de la capital cordobesa y le pidieron al taxista que los llevara al norte y posteriormente a su pueblo natal.


“Todos eran jóvenes, los llevé a La Castellana, luego a El Recreo y por último me pidieron que los llevara a Cereté, cuando llegué frente a una casa en el barrio La Esperanza se bajaron y me dijeron que no tenían plata, que hiciera lo que quisiera”, relató el taxista.


Fue así como el transportador llamó a la policía para que le ayudaran a solucionar el problema, sin embargo, los patrulleros le manifestaron que debía poner el denuncio ante la Fiscalía por abuso de confianza.


“Se burlaron de mí, me pusieron a trabajar como dos horas y no me pagaron ni un peso, eso no se hace, yo trabajo en este taxi, es porque tengo una familia para mantener”, agregó el conductor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad