OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad


La jueza primera
penal del circuito de Neiva con funciones de conocimiento sentenció a 14 años de cárcel a un patrullero de la Policía Nacional, Stevan Andrés Rosero Derazo, por abusar sexualmente de otro uniformado.


Según el diario La Nación, el pasado 12 de noviembre de 2013, Rosero habría violado a otro patrullero en las instalaciones de la base de Escuadrones Móviles de Carabineros. De acuerdo con el testimonio de la víctima, el abusador cometió el acto violento a las 9 de la noche y sucedió después de haberse duchado.


El patrullero relató que estaba en los inodoros y el Rosero apagó las luces. Después, el patrullero lo golpeó en la cara lesionándole el labio. “Alguien se le entra al baño, que cuando se abre la puerta alcanzó a ver que era un compañero de trabajo, patrullero de nombre Stevan Rosero Derazo”, contó Lucy Pascuas Tamayo, investigadora del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI).



Después del golpe, el abusador tomó al patrullero y lo posicionó contra el sanitario. En ese momento procedió a acceder a su víctima. “El señor le manifestaba que no fuera a hablar porque lo mataba”, siguió Pascuas en el relato del testimonio de la víctima.


Según la juez, el patrullero intentó defenderse pero no pudo por el estado de confusión en el que estaba tras el golpe. A pesar de la fuerza que aplicó para salir de dicho baño, el uniformado no pudo escapar del ataque del otro policía. “Por un momento yo intenté forcejear, el volteó y me cogió nuevamente”, agregó la juez, de acuerdo con el reporte de La Nación.


Sin embargo, Rosero tuvo la oportunidad de defenderse durante el juicio oral, en el cual aseguró que dicho encuentro sexual se habría concretado de manera consensuada entre él y el otro uniformado. Por otro lado, la víctima aseguró que de su parte no existió consentimiento.


“Se acreditó en el juicio oral que no existió consentimiento por parte de la víctima para el acceso carnal”, expresó la juez, quien recalcó que al golpearlo, la víctima quedó en estado de shock. Durante la intervención de Rosero, trascendió que la víctima llevaba un tratamiento con medicamentos psiquiátricos, pero eso no lo ponía en posición de no resistirse al ataque. Sin embargo, para la togada la violencia física, el golpe en la cara, el asalto de sorpresa y la amenaza de muerte sí hicieron que el abusado sucumbiera al ataque.


Ante la evidencia presentada por la víctima, la juez del casó encontró culpable a Rosero Derazo por el delito de acceso carnal violento y se ordenó la captura del hombre para ser recluido en un establecimiento carcelario designado por el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC). De acuerdo con la togada, la única razón detrás del accionar del hombre fue por “satisfacer su deseo sexual” y, en desarrollo de esa acción física, “hizo uso de la violencia y moral por parte del victimario para logar ese cometido”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad