OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad


Carlos Arrieta Ardila, nunca imaginó que la cita clandestina para disfrutar del goce del amor que sostendría la noche del miércoles 3 de febrero con una joven, fuera la última de su vida. 


Arrieta Ardila, salió a encontrarse con su amiga clandestina, la que le haría vivir el éxtasis sublime del amor a escondidas. Lo que nunca pasó por la mente de este hombre fue que el exceso de la píldora de la felicidad acabaría con su vida, justo en el momento en que el ímpetu machista y viril, que llevaba consigo y que lo hacía sentir como un joven le jugara una mala pasada a su enamorado corazón.  


Arrieta Ardila murió en el interior de un motel como consecuencia de un paro cardíaco ocasionado por una presunta sobredosis de Viagra.


El hecho se registró en un motel ubicado a la salida de Sampués,  en la vía que comunica con el municipio cordobés de Chinú, plena Troncal de Occidente. 


Las primeras versiones indican presuntamente el hombre habría tomado una pastilla para estimular vascularmente el área genital y lograr, así, una erección satisfactoria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad