OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad


 A sus 73 años María Valentina va por primera vez al colegio a aprender para la vida, gracias a la iniciativa de alfabetización de Unicórdoba



De cabello blanco y de espíritu entusiasta como cualquier niño, María Valentina González Buelvas asiste por primera vez al colegio, para aprender sus primeras letras, sin importar sus recién cumplidos 73 años de edad.



La motivación de esta mujer contagia en el aula donde atiende las clases con apetito de lectura y de escritura, en la institución San José de Canalete, su primer plantel educativo; y todo gracias al proyecto de alfabetización ‘Ahora le Toca a la Educación’, que lidera la Universidad de Córdoba desde el programa de Licenciatura en Literatura y Lengua Castellana.



“Estoy contenta, aprendiendo, gracias a Dios ahora tengo la oportunidad de estudiar y gracias a los profesores que me aceptaron”, relata en una silla escolar, la que no había podido ocupar por la esquiva oportunidad de la vida.



Como ella, Elizabeth Moltalvo, en esa misma población, relata que estar en el colegio es como volver a vivir la niñez, porque además de aprender letras, oraciones, operaciones matemáticas y lectura, se hacen amigos y compañeros.



“Lo que no tuve cuando niña lo estoy superando ahora, seguiré en el estudio con la ayuda de Dios. Nuca había asistido a la escuela, lo poco que sé ha sido gracias a mis hijos, quienes me enseñaron, pero quiero aprender más”, dice Elizabeth en el corredor del plantel que ahora es su segunda casa, mientras adelanta tareas en una cartilla, bajo los protocolos de bioseguridad que exige la pandemia.



Estas mujeres son solo dos testimonios de mil personas que en 20 municipios del Departamento por primera vez tienen contacto con las letras y otros componentes de la enseñanza, gracias al proyecto que lidera la Unicórdoba y que se desarrolla desde la premisa de declarar el 2021 como el año del inicio de la erradicación del analfabetismo en Córdoba.



La iniciativa se enmarca en la alianza social Córdoba Transformada, que promueve y propuso esta institución, como hoja de ruta para la búsqueda de soluciones a problemas estructurales de la región y se deriva de una convocatoria del Ministerio de Educación, obtenida por esta alma mater con el ente territorial Gobernación de Córdoba, de donde surgió el convenio interadministrativo que respalda este proyecto.



Precisamente fue la Universidad de Córdoba la que reveló la conmovedora cifra del 15,2 % de analfabetismo en el Departamento, que representa unas 250 mil personas mayores de 15 años que nunca han tenido la oportunidad de aprender, siquiera lo básico de la lectura y la escritura.



Para el rector de la alma mater, Jairo Torres Oviedo, hablar de esas cifras constituye una vergüenza social que responde al pasado, que ha tenido la incapacidad de poder resolver esos problemas estructurales.



“A ese pasado es al que nos hemos enfrentado y vamos a seguir enfrentándonos con alternativas, soluciones, inteligencia, capacidad y liderazgo. El tema del analfabetismo para nosotros ha sido una ocupación y preocupación como institución, por ello, para los próximos años aspiramos reducir esa cifra del 15 % a su mínima expresión, eso requiere esfuerzos, pero estamos comprometidos”, sostuvo Torres Oviedo.


A su turno el coordinador del proyecto de alfabetización y jefe del programa de Licenciatura en Literatura y Lengua Castellana, de Unicórdoba, Mauricio Burgos Altamiranda, declaró el 2021 es el año en el cual inició el proceso real de erradicación del analfabetismo en Córdoba.



“Esos índices rezagan al Departamento en cuanto a competitividad, educación, acceso al conocimiento, a la ciencia y a la técnica, por ello es necesario que esa población que ha estado por fuera del sistema educativo, en condición iletrada, sea atendida a través de este importante proyecto”, expresó el coordinador de la estrategia de alfabetización.



El profesor Burgos agregó que en esta iniciativa se está utilizando la metodología del modelo educativo flexible ‘A Crecer Para la Vida’, del Mineducación y previa capacitación de esa cartera, adecuado al lenguaje Caribe, con cartillas elaboradas de acuerdo con la realidad contextual y que permiten que los adultos iletrados empiecen su proceso de lectoescritura para alcanzar competencias en esas áreas, además de otros conocimientos integrados como el ambiente, las matemáticas, participación ciudadana, educación financiera, y proyectos productivos.



Esta primera fase del proyecto se desarrolla en los municipios priorizados de: Tierralta, Valencia, Canalete, Puerto Escondido, San Pelayo, Cotorra, Ciénaga de Oro, Ayapel, Buenavista, la Apartada, Montelíbano, Planeta Rica, Pueblo Nuevo, San José de Uré, Chimá, Chinú, San Andrés de Sotavento, San Antero, San Bernardo del Viento y Tuchín; que son los que tienen más alto índice de analfabetismo.



“En el marco de las alianzas que está estableciendo la Universidad de Córdoba vamos a poder atender a una población mucho más amplia y hacer una gran cruzada de erradicación del analfabetismo con participación y presencia del Departamento de Español y Literatura, que en su función misional incluye la atención de las necesidades en Córdoba en materia de lectura y escritura y qué mejor forma de hacerlo que ayudando a alfabetizar a quienes lo demandan en nuestro territorio”, sostuvo el profesor Burgos Altamiranda.



Agregó el académico que se espera terminar esta primera fase en el mes de mayo próximo, graduar y certificar a los mil primeros participantes que podrán continuar su ciclo de formación educativa, y presentarle a la sociedad cordobesa y del país, el gran esfuerzo y aporte de la Unicórdoba a lo largo y ancho del territorio.



A su turno la docente Ibeth Morales, adscrita también al programa de la Licenciatura en Literatura y Lengua Castellana y quien hace parte del equipo de asesores pedagógicos del proyecto, destaca que la implementación del modelo educativo flexible ‘A Crecer Para la Vida’, se hace con base en la orientación del Mineducación en temas metodológicos, teóricos y de currículo, que permitió capacitar a los facilitadores que llevan la estrategia a campo.



“Además, realizamos asesoría permanente de tipo curricular y didáctico, para garantizar que las clases que se comparten con los participantes cumplan con las características de interdisciplinariedad, de educación flexible, y de una de educación crítica para la vida”, sostiene la profesora Morales.



El trabajo de los asesores pedagógicos también consiste en verificar el proceso de planificación de los facilitadores, importante para garantizar que se han pensado las acciones que se desarrollan en el aula.



El proyecto también tiene un componente radial en la emisora institucional de la Universidad de Córdoba, Unicórdoba Estéreo (90.0 f. m), los sábados de 9 a 10 a. m., donde el director de la iniciativa, los docentes orientadores y demás participantes, comparten los avances que se están consiguiendo en el territorio, con los participantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad