OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad

El cuerpo de un bebé fue profanado del cementerio de Momil. Otras familias ya pidieron que exhumen las tumbas de sus niños muertos, para confirmar que sus restos sigan allí.


Sin temor ni respeto por los muertos, algunas personas entraron al cementerio de Momil, Córdoba  profanaron la tumba de un bebé, sacaron su cuerpo y usaron el cajón para montarle a alguna mujer un ensalmo maligno.




El terrible olor a mortecina terminó de delatar las malas intenciones de quienes hacía 15 días rompieron una bóveda para colocar sangre, lazos, una pañoleta, ropa interior y una cadenita dentro de una urna amarilla con blanco.


“Hace 15 días no pude dormir escuchando el golpe del martillo y el cincel en el cementerio, pero no me atreví a asomarme, luego quedó un hedor  que se nos metía por toda la casa, finalmente ayer  decidimos entrar y encontramos este cajón escondido entre la maleza”, dijo Camilo Cabrales, vecino del cementerio.


El grupo de personas que entró a inspeccionar encontró el cajón entre abierto y al verificar no hallaron restos del bebé que debió estar enterrado en esa urna, en su puesto estaba un ensalmo, quizá para tratar de impedir que alguna mujer quede embarazada. Esta aseveración la hizo una persona que participó en la inspección y que maneja información popular sobre la denominada “magia negra”.


Cabrales dice que es la primera vez que encuentran algo similar en el cementerio, que por cierto, carece de vigilancia. El hombre hizo un vídeo para que quien reconozca la urna, donde seguramente le dieron cristiana sepultura a algún niño, se acerque a verificar, porque todo indica que quien profanó el ataúd y montó el ensalmo, también se habría llevado los huesos del difunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad