OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad













Luego del hallazgo del cadáver de Adriana Chével Herrera, la joven monteriana que desapareció el pasado jueves santos en el barrio Panamá de la capital cordobesa, y su cuerpo encontrado flotando en el río Sinú a la altura del barrio Wilches en Cereté, el 3 de abril por  habitantes del sector,  se conocieron después de veinte largos días de zozobra los resultados de la autopsia que realizó medicina legal que determinaron que no tenía signos de violencia.



Este informe comenzó a despejar las dudas sobre el fallecimiento de la mujer de 29 años.



Recordemos su único hermano, contó que la noche que desapareció se tomó unas cervezas con su novio, Óscar Rodríguez, en la casa de él en el barrio Panamá, en el occidente de Montería, Córdoba. Convirtiéndolo en el primer sospechoso de la muerte de Chével Herrera.



Supuestamente, según la versión que este les dio, habrían tenido una discusión y ella se marchó, a eso de las 7:45, pero dejó el bolso y el celular. Adriana era madre soltera. Tenía un hijo de 6 años y residía con sus padres, Édgar e Isabel, en el barrio Mogambo, en el sur de la ciudad..



En ese instante las autoridades no dieron ninguna versión hasta conocer los resultados de  la autopsia y así poder determinar las causas del fallecimiento. 



Según el Instituto de Medicina Legal de Montería el cuerpo de Adriana no se hallaron señales de violencia, por lo que se descarta que a la joven le quitaran la vida.



La incertidumbre sigue rodeando el caso, pero los resultados de los peritos de Medicinal Legal dan muestra de que la joven tras dejar la casa de su novio habría tomado la decisión que terminó en los lamentables hechos ya conocidos. Ahora las autoridades serán las encargadas de aclarar las dudas a sus familiares.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad