Publicidad

Post Top Ad


Una adolescente de 17 años, llamada Lucía, llegó a clase con su hija Justina porque no tenía con quien dejarla, a lo que la rectora Doriana Casco, decidió permitirle el ingreso sin oponer dificultades y pidió que le dieran desayuno.  

“Viene a la escuela de chiquita. Es una nena amorosa y acá la recibimos con los brazos abiertos; este no es el primer caso”, relató Casco. 


Es que esa acción de la joven madre es celebrada por la docente y sus compañeras de clase, que la admiran porque quiere superarse y salir adelante.  “Con solo 17 años, es mamá y tiene una hermosa hija. Hoy le tocó llevar a su hijita a la escuela. Seguí así, todo esfuerzo tiene su recompensa”, escribió Melissa. 


Ante la acción, la institución replicó esas imágenes en sus redes sociales acompañada de una frase que dice: “La regalona de la escuela”, agregando el emoticón de la carita sonriente con corazones en los ojos. 


“Lucía no es la única madre que va a la escuela. Hay algunas más y hace unos años había otras. No es común que vengan con sus hijos, excepto en un caso de emergencia, y cuando eso sucede creemos que es necesario ayudarlas, tenemos que estar ahí”, reveló Casco a Infobae. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad