Publicidad

Post Top Ad


Al negar una acción popular con la que se buscaba ordenar al presidente Iván Duque guardar silencio frente a las propuestas de los candidatos presidenciales, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca negó esta pretensión, pero le advirtió que debe guardar mesura en sus comentarios, aquellos que se puedan prestar para asociarlo a intervención en política.


El Tribunal considera que el presidente no es un ciudadano común y corriente y por ello tiene limitaciones en la comunicación de sus opiniones frente a quien será su sucesor.


“Iván Duque Márquez en su calidad de presidente de la República y servidor público, tiene restricciones en su prerrogativa de comunicar sus opiniones respecto de las calidades de quien podría ser su sucesor, pues como ya se indicó, es el primer líder y magistrado de la nación”, señala el Tribunal.


Aunque el órgano judicial se abstiene de imponer sanciones al presidente, sí lo conmina para adoptar una actitud prudente frente a las propuestas de los candidatos en vísperas de las elecciones.


“Sería una transgresión profunda a la democracia en sí misma, permitir que alguien con semejante poder político, como el Jefe de Estado, Jefe de Gobierno, Suprema Autoridad Administrativa, presente proposiciones a favor, en contra o calificando las propuestas de gobierno de quienes aspiran tener esa investidura y adelantan una batalla de ideas, programas, gestos, sentimientos y emociones para obtener el mayor respaldo popular”, concluye la providencia del magistrado Rodrigo Mazabel Pinzón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad