Publicidad

Post Top Ad


Con la llegada del mes de junio se da inicio oficial a la Temporada de Huracanes y otros Ciclones Tropicales en el océano Atlántico, el Mar Caribe y el Golfo de México, la cual se extenderá hasta finales del mes de noviembre como se registra habitualmente.


Aunque entre el 1 de junio y el 30 de noviembre es la temporada oficial, para este 2022 y después de 7 años consecutivos (2015-2021) no se ha registrado antes de esa fecha un evento ciclónico en el Caribe.

 

“Como cada año, Colombia al igual que todos los países del Caribe y Estados Unidos nos vemos amenazados por la Temporada de Huracanes y otros ciclones tropicales. En el 2020, nuestro Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina sufrió el embate de un huracán que afectó a la población de estas islas, sin embargo, no solo ha sido este evento, año tras año hemos tenido la amenaza de estos fenómenos que han aumentado su fuerza y para el cual lo único que podemos hacer es prepararnos, seguir las recomendaciones, estar atentos a los pronósticos y alertas, y conocer cuál es la mejor forma de proteger la vida cuando un evento se acerca o impacta nuestro territorio” manifestó Fernando Carvajal Calderón, director (e) de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres.

 

Para Colombia, la presencia de estos eventos sobre el mar Caribe representa una amenaza directa para los departamentos de la costa Atlántica: La Guajira, Bolívar, Magdalena, Atlántico, Córdoba, Cesar, Sucre y Córdoba y en la región insular en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Sin embargo, todo el país puede verse impactado de manera indirecta por estos fenómenos con el aumento de lluvias y fuertes vientos, por lo que es necesaria una preparación en todo el territorio nacional frente a la temporada.

 

¿Qué se espera de esta temporada?

 

De acuerdo con la información emitida por el IDEAM, como entidad técnica para eventos hidrometereológicos en el país, la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera de los Estados Unidos (NOAA, por su siglas en inglés) ha señalado que se espera una Temporada de Huracanes y otros Ciclones Tropicales con hasta un 65% de probabilidad de estar por encima de lo normal, siendo por séptimo año consecutivo una temporada con esta condición.

 

El pronóstico señala que existe la probabilidad de llegar a formarse entre 14 a 21 tormentas con nombre propio, de estas, hasta 10 podrían llegar a convertirse en huracanes y de ellos hasta 6 alcanzar los niveles de mayor potencial destructivo, es decir, los que alcanzan las categorías 3, 4 o 5.

 

La época en la que históricamente más se han registrado estos fenómenos ha sido entre mediados de agosto y octubre, sin embargo, en cualquier mes de la temporada podría presentarse un evento de estos y llegar a su máxima categoría.

 

Es importante señalar que aunque existan dichos pronósticos frente a la posible cantidad de eventos que puedan formarse en una temporada, lo que tiene mayor relevancia es la zona en la que pueden formarse dichos fenómenos o la trayectoria que los mismos tomen, pues un solo evento en una categoría de tormenta o huracán puede generar afectaciones severas en la costa norte del país y en la región insular.

 

Medidas preventivas

 

Tras el pasar de las temporadas cada año, el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres – SNGRD- realiza la respectiva evaluación del impacto que tuvo dicha Temporada de Huracanes y otros Ciclones Tropicales, por lo cual se empiezan a desarrollar mejoras en los diferentes procesos y protocolos con los que cuenta el país y los territorios para cada año estar mejor preparados ante este tipo de fenómenos naturales.

 

Desde inicios de mayo, la UNGRD emitió la circular N° 016 de 2022, en donde se disponen los preparativos ante la Temporada de Huracanes y otros Ciclones Tropicales para el Caribe colombiano, allí se hace un llamado a gobernadores, alcaldes, Coordinadores de Gestión del Riesgo departamentales y municipales, corporaciones autónomas, entidades del SNGRD para que empiecen de manera temprana a activar sus planes, estrategias, protocolos y demás herramientas frente a lo que podría ser esta temporada.

 

Por medio de esta serie de lineamientos se imparten las recomendaciones que se deben tener en el marco de los procesos de la Gestión del Riesgo de Desastres para las autoridades, operadores de embarcaciones y de turismo, pescadores y a la comunidad. También se establecen las recomendaciones por afectaciones directas y las acciones que se deben desarrollar ante el inminente impacto de un ciclón tropical.

 

De igual forma, se ha venido realizando la actualización del Protocolo Nacional de Alertas ante Ciclones Tropicales, el cual marca el proceso de comunicación para la emisión de alertas y mensajes tempranos frente a la presencia de estos fenómenos en nuestras costas, esto articulado con el Plan Nacional de Respuesta ante ciclones tropicales que despliega el proceso del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo ante estos eventos.

 

Por otra parte, el IDEAM ha señalado que “ha realizado ocho (8) talleres de contextualización a las autoridades regionales y locales, con el apoyo de la UNGRD sobre la temporada ciclónica, la más probable afectación a partir de un ciclón y la historia de los huracanes en Colombia. Dichos talleres se realizaron en Albania y Riohacha (La Guajira), Cartagena (Bolívar), Barranquilla (Atlántico), Santa Marta (Magdalena), San Andrés, Providencia y Santa Catalina, con participación de autoridades locales de gestión de riesgo y entidades del sector”.

 

Finalmente, en la tarde de hoy sesionará el Comité Nacional para el Manejo de Desastres, en donde se presentará lo que viene frente a esta Temporada de Huracanes y otros ciclones tropicales, el plan de contingencia y la articulación que se dispondrá nacional y territorialmente frente a estos eventos.

 

Recomendaciones

 

Para complementar todo este trabajo de prevención y preparación es importante que las comunidades de la región Caribe e Insular también desarrollen acciones y sigan las recomendaciones impartidas desde los gobiernos nacional, departamental y municipal con el fin  siempre de salvaguardar y proteger la vida de las comunidades.

 

Se hace así un llamado para que se realicen acciones preventivas como la limpieza de escombros, el aseguramiento de techos y ventanas, implementar jornadas de limpieza de canales y desagües y estar atentos a la información del IDEAM y de las autoridades de Gestión del Riesgo.

 

Se debe construir o actualizar el Plan Familiar de Emergencias que determine puntos de encuentro y resguardos seguros, almacenar los contactos de las entidades de socorro, informarse sobre los planes de respuesta local y departamental. Disponer de un kit de emergencia con radio portátil, linternas, baterías en buen estado, agua y alimentos envasados, botiquín, implementos de aseo, y otros insumos como pañales, elementos para las mascotas en caso de tenerlas. Recuerde que los animales también hacen parte de su familia y responsabilidad, inclúyalos en su plan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad