Publicidad

Post Top Ad


Un nuevo ataque sicarial se registró en la tarde este jueves, 3 de noviembre, en Cartagena. Trascendió que un hombre, identificado como Jaime Antonio Llorente Arcia, recogió a sus tres hijas en el colegio Biffi, ubicado en el suroriente de la ciudad.


A pocos metros de la institución, mientras esperaba el cambio de un semáforo, sujetos en moto se acercaron a su camioneta de placas JHU 754 y dispararon.


En el vehículo se transportaban las tres niñas de 9, 10 y 11 años. Según la Policía metropolitana, dos de ellas resultaron heridas y fueron trasladadas al centro asistencial más cercano. Desafortunadamente, el padre de las menores no resistió la gravedad de los impactos y murió en el lugar del atentado


“Estamos analizando los videos que se encuentran. Aquí en el sector no hay cámaras públicas, sino una cámara privada de una clínica. Vamos a revisar exactamente qué pasó. El hombre se movilizaba en su vehículo particular, en compañía de sus hijas, cuando fue impactado”, explicó el brigadier general Nicolás Alejandro Zapata Restrepo, comandante de la Policía metropolitana de Cartagena.


“Estamos verificando las informaciones. Por el momento, reportamos que el hombre no tenía amenazas, tampoco tenía antecedentes judiciales. Al parecer, se dedicaba a las actividades comerciales”, precisó el oficial.


Las dos niñas fueron remitidas a la clínica Madre Bernarda, donde recibieron atención médica. No obstante, sobre las 5:00 de la tarde, el centro médico confirmó que una de ellas, la menor de 10 años, murió luego de sufrir dos paros cardiorrespiratorios mientras era intervenida quirúrgicamente.


Se pudo establecer que Jaime Antonio Llorente era oriundo del municipio de Sahagún, Córdoba.


La institución educativa rechazó lo sucedido y envió un mensaje de solidaridad para la familia de las víctimas. “Nos unimos al dolor de la familia Llorente Salazar. Mañana nos uniremos de corazón y en oración en la eucaristía que celebraremos con los estudiantes”, informaron desde la dirección del colegio.


De igual forma, anunciaron que todos los actos novembrinos que estaban programados para realizarse en el colegio, quedaron suspendidos.


Los residentes del barrio Providencia, donde se presentaron estos actos de sangre, propusieron la realización de una velatón este viernes, 4 de noviembre.


“La idea es convocar a toda la ciudadanía, a los habitantes de barrios aledaños, de la localidad 3 y demás sectores, porque Cartagena es una sola y decir que pare ya la violencia, la inseguridad”, manifestó Rubén Salazar.


“Por eso les pedimos a todos que lleguen mañana a las afueras del colegio Biffi con pancartas, globos, camisetas blancas y una vela para pedir por la vida y justicia por la pequeña Alejandra y su padre Jaime”, anotó el ciudadano y también periodista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad