OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad


En la brutal agresión entre un mayor y una patrullera de la policía Metropolitana de Montería, que se habría registrado el pasado jueves en una residencia del barrio Villa Ana, y no en la Granja en el sur de Montería como inicialmente se había informado, cada uno tiene su versión. Sin embargo, hay una que la principal víctima y denunciante rechazó por completo.


En su relato la patrullera Marián Villadiego Benítez que le concedió al Meridiano, narra detalles de lo sucedido esa noche, en la que se vio involucrada con el altercado que sostuvo con  el Mayor Manuel Alejandro Rondón Hormaza.


Según Villadiego Benítez, todo comenzó el día miércoles cuando en la cuadra todo era departir en las terrazas cada quien por un motivo distinto, la Policía ese día no pudo inculpar a la patrullera de que era la Protagonista del ruido. Pero al día siguiente llegaron a visitarla por unos supuestos disparos desde su casa, lo que no fue confirmado.  Pero luego en la noche, cuando ella asistió al cumpleaños de su vecina de al frente, llegaron unas patrullas al mando del mayor Manuel Rondón y éste llegó insultándola recriminándole que tenían cansado al coronel por sus fiestas y ruidos. Ante esta imprecisión, la vecina cumplimentada intervino para explicar al uniformado que el departir no era en casa de la patrullera. 


Pero los ánimos se calentaron, y el mayor la habría empujado cuando Villadiego trataba de explicarle que ella no era la de la fiesta sino un compartir con un “parlantico de USB” que no hacía mucho ruido en casa de su vecina.


La patrullera reclamaba por qué estaban grabando hacia la terraza de su casa si allá no había fiesta sino una cava con envases vacíos de la noche anterior que estaban esperando que los recogieran. 



Pero los policías de la vigilancia con sus cascos protectores al mando del mayor proseguían en su operativo y en medio de la discusión el mayor la habría empujado y fue cuando ella también respondió con un manotón en el hombro. “Nunca le pegué en la cara y de allí no recuerdo cómo fue que caí al suelo, me esposaron y me maltrataron cuatro policías. 


Ni siquiera llevaron a una mujer si el operativo era contra mi o contra mi vecina”, narró Marián Villadiego.


Vecino del sector narran que cuando la patrullera cae al piso temblando y como si estuviera convulsionando, fue porque recibió un corrientazo de una pistola Taser, que un patrullero utilizó y la guardó rápidamente. 


Fue así como la esposaron y la arrastraron como una delincuente y de allí se la llevaron casi arrastrada a la Fiscalía.  

Por parte del jurista que asumió el caso de la Policía, se conoció que denunciará penalmente a los compañeros que la maltrataron y denunciará también un posible acoso del que ella ha sido objeto y del que tienen elementos como demostrarlo ante la justicia. “Estamos ante un nuevo mal procedimiento que pudo costarle la vida a una persona tal como ocurrió en Bogotá”, precisó la fuente.


Todo esto ocurrió en ausencia de su esposo, el policía William Ochoa Soto, al que ya ordenaron trasladarlo fuera de Montería como castigo.


Se conoció además que existe un video en el que se puede apreciar, al parecer, el mal  procedimiento de los Policía y que en su momento se dará a conocer a los medios de comunicación.


Extraoficialmente se conoció que la patrullera Villadiego Benítez, habría sido trasladada a Montería desde Sincelejo por otro presunto caso de indisciplina. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad