OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad

Editorial dominical: por Jairo Torres Oviedo 



El pasado 19 de junio, el Departamento de Córdoba cumplió 69 años de vida político-administrativa; muchos avances realizados y otros que se han dejado de hacer.




Todo ello ha marcado el pasado y presente de nuestro Departamento; el cual se resiste a desfallecer, cada día sorprende por su inmensa riquezas representadas en la nobleza, pujanza, firmeza y capacidad de resiliencia de su gente; además, sus ventajas comparativas representada en la zona costanera, parque naturales como el Paramillo, la sabana cordobesa, el San Jorge, Alto Sinú y la biodiversidad representada en la flora, fauna y ecosistemas hídricos que han resistido el apetito voraz y expansionista de los colonizadores de tierras. De igual modo, la diversidad y riqueza cultural de su gente expresadas en sus manifestaciones culturales como expresión de una identidad cultural forjada en medio de las tensiones por reencontrarnos como sociedad. 



Durante estos 69 años de vida del Departamento; la Universidad de Córdoba ha contribuido desde la ciencia, saber y conocimiento, a conservar su riqueza cultural, humana y biodiversidad;  ha dibujado y trazado el presente de este territorio; por ello, los fundadores de la Universidad fueron asertivos y visionarios al dar a este Departamento una institución de tradición milenaria, que tiene como propósito, esencia y naturaleza aportar la ciencia; con ello, permitir la formación integral de hombres y mujeres que han contribuido a jalonar estas tierras. 



En esta fecha especial, donde celebramos un año más de existencia, queremos desde la Universidad de Córdoba; alma mater de los cordobeses expresar agradecimientos a esta tierra que nos vio nacer y construir el proyecto de desarrollo institucional más fecundo y transformador que haya podido surgir en esta parte de la geografía colombiana. Por eso, el mejor obsequio en estos 69 años de vida del Departamento es entregarle una universidad de elite mundial.




Cabe recordar, que, recientemente el prestigiosos Rankings Británico QS World University Ranking; clasificó19 universidades colombianas incluidas en un listado total de 1300 instituciones. La Universidad de Córdoba se ubicó en la posición 12 de 19 de las universidades colombianas y clasificadas entre las mejores del mundo, ocupando el cuarto puesto de las universidades públicas del país, posicionándose por primera vez como la institución mejor rankeada de la región Caribe; lo que constituye un logro sin precedentes para la comunidad académica de nuestra alma mater. Este logro lo compartimos con el Departamento de Córdoba, como muestra de reconocimiento, entrega y dedicación a un territorio al que nos debemos y hemos entregado 57 años de vida institucional formando integralmente a la juventud cordobesa; transfiriendo conocimiento y acompañando los procesos de desarrollo. Compartimos este logro para que se convierta en motivo de orgullo para los cordobeses. 



Importante resaltar, que una universidad fuerte y de calidad proporciona insumos para el desarrollo social y crecimiento de la región. Esto implica, que nuestra Universidad tiene las capacidades para generar y trasferir nuevo conocimiento a la sociedad, que se puede emplear para mejorar los procesos productivos locales, incrementar la competitividad y fomentar el bienestar social. 



Lo anterior, en articulación y armonía con los actores de la institucionalidad pública y privada. Es importante insistir en la conmemoración de estos 69 años; que el presente y futuro del Departamento está ligado indisolublemente a la Universidad; ella debe ser el centro en el cual se articule la institucionalidad pública, privada y los actores de la sociedad civil organizada para impulsar y jalonar el desarrollo del territorio. Sin la ciencia, el saber y el conocimiento no es posible alcanzar niveles de civilidad y progreso social.



En este sentido, la Universidad tiene una misión espiritual, y esta misión está ligada al destino de su pueblo; entendido lo espiritual, no como un ente metafísico, ni como una razón universal, ni como un simple ejercicio intelectual. 



El espíritu es decidirse de manera consciente por la esencia del ser. Lo que quiere decir que, el mundo espiritual de un pueblo no es una superestructura cultural, ni un arsenal de conocimientos, sino el poder que profundamente conserva las fuerzas de su raza y de su tierra y que conmueve su existencia. 



La grandeza de un pueblo radica en su mundo espiritual. Esa grandeza es la que nos debe impedir caer en la decadencia y la mediocridad. El mundo espiritual está representado en la cultura, en la forma de pensar y actuar, de resistir y luchar por un ideal. Ello, nos define como pueblo. De ahí, la esencia de la universidad al incidir en ese mundo espiritual. Lo hacemos a través de la ciencia, la ética y la estética. 



En consecuencia, no es posible concebir el desarrollo y progreso sin el accionar de la universidad; por ello, nuestra Universidad encarna y representa un proyecto social y cultural al servicio del territorio. Con esta visión hemos actuado en la Universidad de Córdoba; ha sido nuestra línea de conducta. En la conmemoración de los 69 años de vida del Departamento, nos reafirmamos; sobre la cual debe construirse un consenso que posibilite repensar y proyectar el Departamento en las próximas décadas. 




Estos 69 años permiten pensar el ejercicio de la política en función del desarrollo; porque la política representa y encarna el bien común. Hacer verdaderamente la política es hacer posible el progreso y desarrollo de un país.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad