OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad


Pese a la queja que interpuso la boxeadora Ingrit Valencia, que representó al país en los Juegos Olímpicos de Tokio, un juez dio la orden de desalojarla de su casa en Ibagué.


La medida comenzó a hacerse efectiva este lunes y medios locales difundieron imágenes del momento en el que las autoridades hicieron presencia en el predio. Así se ve en un video que publicó el periodista Mauricio Vargas, director de La Cariñosa en Tolima.


¡Llegó el juez, llegó el juez, para diligencia!”, advirtió la persona que estaba grabando, pues en el sitio había un grupo de familiares y amigos de Valencia que llevaron pancartas para defenderla.


Tanto el juez como el abogado de la boxeadora, Germán Flórez, ingresaron a la vivienda para adelantar la respectiva diligencia de desalojo, pese a que la deportista denunció haber sido víctima de una estafa por parte de la persona que le vendió el predio.


Según contó Valencia, por medio de un video que difundió la Federación Colombiana de Boxeo, ella sacó un dinero de sus ahorros para comprar un casa que estaba en remate en Ibagué, e hizo el negocio con un hombre que dijo ser “el secuestre” de esa casa.


“Efectivamente, yo fui al banco y sí, él aparecía como el secuestre de la casa. Le di 150 millones de pesos a este tipo, él me dio las llaves de la casa, pagó administración, luz y todo. Ya llevo casi un año viviendo ahí, y ahorita que llego de Tokio me encuentro con la noticia de que tengo una carta de desalojo, que el verdadero dueño está pidiendo la casa, y pues yo pagué por esa casa, hice un negocio con esta persona y no me quiere devolver el dinero”, aseguró la deportista.


En este video de El Nuevo Día, la boxeadora cuenta en qué va el proceso y qué busca ahora para salvar su casa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad