Publicidad

Post Top Ad


En una infraestructura que actualmente se cae a pedazos, se encuentra laborando el Centro de Desarrollo Inicial (CDI) San Rafael de Chinú. El CDI atiende educativamente a una población infantil de 220 niños y niñas, sin que a ninguna autoridad pareciera no importarle el bienestar de los menores las ocho horas que permanecen en el lugar. 


Frente a la situación, los padres de familia de niños entre los seis y 23 meses son los más preocupados frente al estado decadente de las instalaciones. Los techos están en mal estado, e incluso las paredes que ya están agrietadas. 


A la compleja situación por el deterioro de la infraestructura de este CDI, se suma la odisea que ahora viven las madres comunitaria transitadas del mismo por la terminación de sus contratos y no saber qué va a pasar con el programa, y por ende con la atención de los niños. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad