Publicidad

Post Top Ad


Un macabro hallazgo encontró la Policía Nacional al allanar la vivienda de la familia de Maximiliano Tabares Caro, el niño desaparecido desde el pasado 21 de septiembre en el municipio de Remedios, Antioquia.


Las autoridades compartieron imágenes de lo que sería elementos para hacer rituales satánicos y a su vez informó la captura de varios familiares del menor bajo una estructura denominada ‘Los Carneros’.


Según la Policía se pudo constatar que varios miembros del núcleo familiar, entre ellos la propia madre del niño, la abuela junto con su compañero sentimental y el padrastro del niño hacían parte de esa secta que además de prácticas esotéricas se dedicaban al negocio de la minería.


El padrastro sería justamente el líder de la secta, y al parecer impartía órdenes y ejercía control sobre los demás.


A través de un video que corresponde a la captura de los familiares del niño, se ven elementos como muñecos vudú, cartas esotéricas y otros objetos que serían clave en este caso.


Entre los libros encontrados figuran, por ejemplo, títulos como el Libro de Cipriano, asociado a magia negra, adivinación y un catálogo de demonios con sus nombres y oficios y decenas de operaciones y conjuros para conseguir poderes y riquezas.


Según informó la Policía, el testimonio de un exintegrante de Los Carneros fue el que permitió establecer la relación directa entre la operación de dicha secta, dedicada a encontrar guacas de oro, con la desaparición del niño.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad