Publicidad

Post Top Ad


Luis Peñaranda Pérez, alias el Ingeniero, también conocido como Beto, fue capturado el pasado mes de junio en Sincé, para ese entonces las autoridades lo señalaron de ser el jefe de finanzas del Clan del Golfo, encargado del recaudo de las extorsiones a comerciantes, ganaderos y todo lo que generara plata en los municipios de Betulia, Sincé, Galeras y Guaranda, denominados por la organización, Zona 5, pero ahora la estructura criminal lo quiere eliminar, ¿Por qué?.


El crimen como la política es dinámico, el que hoy es tu aliado, mañana puede ser tu adversario o lo contrario, algo así está pasando entre el exjefe de finanzas y su antigua organización, situación que ya ha cobrado la vida de varias personas en un entramado con tintes de traición, venganza y poder.


El Ingeniero luego de ser capturado fue enviado a prisión, pero fuera habrían quedado varios hombres de confianza, cercanos al núcleo familiar, entre esos su hermano Carlos Alberto Castillo Pérez, alias El Carretera. Estando en prisión, Carretera, ordenado por el Ingeniero, presuntamente, siguió efectuando los cobros extorsivos a los diferentes gremios. El Clan le habría solicitado que entregara la ruta que tenía a cargo del cobro de esos dineros, pero tan parece que el Ingeniero, que ya tenía cancha en el asunto, siguió delinquiendo.


En retaliación a su actuar, que iría en contravía con la organización criminal a la que servía, le mataron al hermano, crimen perpetrado el pasado 3 de septiembre departiendo en un establecimiento comercial de razón social el Figón, ubicado en el barrio Pueblo Nuevo, en Sincé. Esta acción criminal fue una declaración de guerra de parte del Clan del Golfo al Ingeniero, que no cedió a sus presiones por más violentas que fueran. Quizás para el Ingeniero el asesinato de su hermano fue una traición del Clan, pero también para el Clan fue traición de que siguieran extorsionando a nombre de ellos, no siendo parte de la organización, esto desató odios entre las dos partes, al punto que el Ingeniero ha sido víctima de por lo menos tres atentados, el último de ellos ocurrido la semana pasada, cuando 4 sujetos en dos motos con fusiles le prendieron la casa a bala.


Alias el Ingeniero fue capturado en junio pasado junto a otros 6 presuntos miembros del Clan del Golfo.


Pero quienes están pagando los platos rotos de esta guerra que en estos momentos genera tensión en esta localidad, son las víctimas de extorsión, que tienen que pagar ‘vacuna’ al Ingeniero y al Clan del Golfo, situación que pudo constatar este medio al tener conocimiento de varias denuncias por extorsión que reposan en la Fiscalía, en la que diferentes gremios señalan a este sujeto de estar extorsionándolos.


En una de esas denuncias se puede leer, “el mes pasado pagué la suma de 5 millones de pesos por extorsión y meses atrás ya había pagado otros 5, además de una cuota mensual de 100 mil pesos. A raíz de eso poco vamos por la finca, porque nos visitan dos grupos, uno que doce ser del Clan del Golfo, liderado por Luis Peñaranda, alias Beto o el Ingeniero y otro sujeto que hace llamar Ray y que también dice ser del Clan del Golfo”, dice una de las denuncias.


Estos actores criminales tienen sitiado a Sincé, que se volvió en el centro de operaciones de la organización criminal y donde, presuntamente, han contado con la colaboración de algunos policías, situación que está en conocimiento de las autoridades pero que hasta el momento no se ha visto resultados.


A muchos ganaderos de la zona que no tuvieron o quisieron pagar ‘vacuna’ no les quedó de otra que hospedara las tropas del Clan en sus fincas, donde se organizan reuniones, se refugian sicarios y se dan órdenes de la operatividad criminal. Tener a la organización hospedada en la finca o pagar las extorsiones les da cierto ‘poder’ a las víctimas, que consiste en pedir que maten a algún cuatrero que los esté azotando o alguno que se les mete a robar.


Lo cierto es que tanto al Alcalde de Sincé, como a la Armada, la Policía y demás autoridades, les ha quedado grande ‘arrancar’ a la organización criminal del municipio, mientras que la población civil es la que vive la zozobra y las tensiones de una guerra interna que se vive en Sincé Sucre, muy pronto saldrán a la luz los nombres de las fincas y sus propietarios o los colaboradores del clan del golfo  donde están esta gente los que prestan sus fincas son cómplices de estos asesinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad