OFERTA ESPECIAL

RECOMENDAMOS

Post Top Ad


La comunidad del municipio de Cereté y médica del país sufrieron, en las últimas horas, la desaparición física de uno de sus mejores miembros el dr. Rolando Padilla Petro. Un pediatra conocido por su noble ejercicio profesional y quien libró una batalla contra el Covid-19 y sus secuelas.


Recordemos que al galeno lo  habían trasladado a Medellín en delicado estado de salud, primero con COVID y luego con múltiples complicaciones. Este pediatra mostro en redes sociales su cara de felicidad cuando salvó la vida de un recién nacido a quien le dio COVID-19.


Fueron largos meses los que sufrió la familia de Padilla Petro, mientras él libraba una batalla contra el coronavirus.


Mientras el médico permanecía en una UCI, las cadenas de oración de sus familiares y amigos continuaban alimentando la esperanza de verlo nuevamente en la Clínica Central atendiendo con su ‘jocosidad’ o en su consultorio de ‘Caballo Viejo’, abriendo las puertas de su corazón para atender a sus pacientes, en muchas ocasiones sin esperar retribución a cambio, sólo por servicio social.


Padilla Petro, sin duda fue uno de esos médicos con vocación de servicio, estudioso y con la experiencia que sólo dan los años en esta difícil profesión.


En su labor como pediatra ayudó a salvar muchas vidas, sobre todo en su especialidad, niños y niñas pasaron por sus consultorios, donde siempre tenía un mensaje para calmar a los padres ‘primerizos’ y aquellas madres o abuelas preocupadas por la salud de sus hijos.


Estos últimos meses de lucha entre la vida y la muerte, quizás fueron de un hombre que en su interior sentía que tenía aún mucho que dar a la salud de su gente, seguir acompañando a sus hijas Laura y Adriana, pero sobre todo a su pequeño Emilio, el nieto que le regaló la vida el año pasado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad